Tu felicidad depende de…

¿En qué situación os sentiríais mejor?, ¿si ganáis la lotería o si, cosa que esperemos que no pase nunca, acabáis condenados a una silla de ruedas por culpa de un accidente?

Seguramente, preferiríais la vida de millonario; casi todo el mundo se decide por eso. Algunos encuestados, incluso, declararon que después de un accidente se estimarían más morirse que quedarse parapléjicos. Pero, tal como han demostrado unos científicos norteamericanos, con sentimientos reales de los años posteriores al accidente, estas afirmaciones no son muy ciertas.

Hicieron preguntas sobre la satisfacción vital a quien efectivamente le había tocado la lotería y a víctimas de accidente. Este estudio se considera a estas alturas un clásico de la investigación social. Muestra cómo son de adaptables las personas, tanto a las cosas buenas como a las malas. Un premio millonario no eleva la sensación de bienestar para siempre, y con una paraplejia, la satisfacción de vivir baja menos de lo que se podría esperar.

Las primeras semanas después del acontecimiento los ganadores millonarios se sienten por las nubes, mientras que los parapléjicos se lamentan de su pérdida de movilidad. Pero después, todo parece como antes. Los nuevo-ricos no se sienten más bien que antes, desde que les es normal conducir un Porsche, en vez de un Seat. Ahora sueñan con un Ferrari.

Los que van con silla de ruedas, en cambio, se han resignado a depender de la ayuda externa. La mayoría, después de un tiempo de desfallecimiento, recupera casi completamente el antiguo estado de ánimo; su satisfacción no es, de media, muy menor a la de la gente sana. Tanto si son víctimas de accidentes como acertantes de la lotería, quien antes ya estaba satisfecho con su vida, también lo está ahora. Y los que se quejaban por todo, lo continúan haciendo.

Esto nos pasa todavía mucho más con transformaciones más pequeñas en las condiciones de vida. Cambiamos de trabajo porque creemos que el nuevo trabajo nos traerá más alegrías, nos trasladamos a una otra ciudad con la esperanza que nos sentiremos más bien. Y al final constatamos que nuestra vida resulta como antes.

No es que los cambios no sean importantes. Lo único que pasa es que a menudo sobrevaloramos el efecto que tendrán en nuestra satisfacción. Cómo nos adaptamos muy rápido, tanto a los cambios positivos, como a los negativos de la vida, las circunstancias externas tienen mucho menos efecto en nuestro bienestar de lo que nos pensamos.

Y es que cuando juzgamos nuestra vida, muy a menudo cometemos el error de confundir felicidad con alegría. ¿Y cuál es la diferencia? La alegría la vivimos en el mismo momento en que tenemos una experiencia, sólo se da en el presente. La felicidad es lo que guardamos en la cabeza; por lo tanto, se origina retrospectivamente.

Cuando alguien nos pregunta si estamos contentos con nuestro piso nuevo, muy probablemente recibirá una información sobre nuestra felicidad. Porque antes de responder, seguro que pasaremos revista a todos los momentos desde el traslado. En general, la gente que a menudo vive momentos de alegría, también suele ser feliz. Aunque se puede ser feliz y no estar contento. Y a la inversa, hay personas que experimentan alegría y a pesar de todo viven la infelicidad.

1426374_1433183510228792_353258713_nEstamos programados para querer siempre lo mejor que haya. Pero cuando lo tenemos, nos acostumbramos rápidamente. A pesar de todo, lo deseamos casi a cualquier precio. Un empleado a quien el jefe promete un aumento de sueldo, se alegra; pero está mucho menos entusiasmado cuando el aumento llega regularmente a su cuenta. Así pues, parece que lo más sensato es no poner nuestra felicidad en cosas externas. La felicidad es una tarea interior y sólo depende de un mismo.

“Las personas más felices no son las que obtienen lo mejor de todo, sino aquellas que sacan lo mejor de lo que tienen”

Articulo publicado por BenSalut en Circ de Tarragona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s