Hazlo,

vence_miedo_ya

…y si te da miedo, hazlo con miedo.

Jamás olvides…

jamasolvides

Jamás olvides que tu vida es más grande que tus miedos. Que tus fuerzas son mayores que tus dudas. Que aunque tu mente esté confundida, tu corazón siempre sabrá la respuesta. Con el tiempo lo que hoy es difícil, mañana será un tesoro. Pelea por lo que realmente te llene el alma, y ten la virtud de saber esperar, porque todo lo que tiene que ser ¡SERÁ!

http://www.bensalut.com

Relaxa’t

Me hace mucha ilusión sacar a luz este nuevo proyecto que hace muchos años empecé a diseñar. Relaxa’t nace en base a una necesidad, la necesidad de tener un lugar dónde recuperar la calma, conectar con nuestra paz interior y mejorar el bienestar emocional con un estilo de vida saludable. Siempre estamos muy ocupados con cuidar de nuestro cuerpo, ¿y qué pasa con nuestra mente?, ¿qué pasa con nuestras emociones?, con no tener nunca tiempo para desconectar y poder relajarme. Relaxa’t es un tipo de “gimnasio emocional” un espacio  dónde cada semana en pequeños grupos entraremos en relajación profunda a partir de la hipnosis, investigaremos cómo funcionamos para mejorar nuestro bienestar emocional, integrando nuevos hábitos y recursos en un estilo vida saludable. Al igual que los gimnasios, Relaxa’t tiene una reducida cuota mensual, para poder permitir a todo aquel que le apetezca, emprender este viaje con nosotros, hacía el cuidado de uno mismo.

“No esperes a estar bien para hacer cosas, esta regla funciona al revés,
tienes que hacer cosas para poder llegar a estar bien”
Marta Salvat

relaxat-bensalut

Encuentra tu Bienestar, Salud y Paz Interior

Relaxa’t nace en base a una necesidad, la necesidad de tener un lugar dónde recuperar la calma, conectar con nuestra paz interior y mejorar el bienestar emocional con un estilo de vida saludable. Cada mes dos sesiones estarán destinadas a tener un ambiente seguro, tranquilo y de apoyo para poder experimentar una gran relajación profunda a partir de la hipnosis, técnicas de relajación y meditación. Estiramientos suaves para estimular tu conexión mente y cuerpo. Y para vivir la experiencia aún más intensamente nos envolveremos de vídeos relajantes, música y aromas que te trasportarán a un auténtico oasis de paz.

Las otras dos sesiones estarán destinadas al bienestar emocional y el estilo de vida saludable. La autoestima, la asertividad (saber decir que no), cuestionar mis pensamientos negativos, aprender a tomarme la vida de otra manera, habilidades sociales, perdonar, consecución de objetivos, creatividad, etc. Cada mes se tratará un tema, que se podrá alargar más o menos según el interés, necesidades y participación del grupo. El propio grupo también podrá proponer nuevos temas para poder seguir potenciando todos los recursos personales y capacidades aprendidas. Al finalizar un tema, se realizará una hipnosis especifica según lo trabajado, por ejemplo; hipnosis para aumentar la autoestima, asertividad, etc.

Beneficios

relaxatIntroducir momentos de tranquilidad en el día a día, recuperar fuerzas, mejorar la salud, calmar la mente hiperactiva, aumentar la autoestima, mejorar el autocontrol, mejorar la calidad del sueño, calmar emociones, disminuir dolores, mejorar la eficacia profesional y personal, mejorar la calidad de las relaciones, aumentar los recursos personales, conocerse mejor uno mismo, aumentar la inteligencia emocional, quitar bloqueos y limitaciones para vivir la vida al máximo, y mucho, mucho más.

¿Cómo, cuándo y dónde?

Las sesiones son semanales de una hora de duración en grupos reducidos, máximo 6 personas. Próximamente empezamos, inscripciones abiertas.  Estamos en Maria Aurèlia Capmany 2,  1º 2ª, Despacho 7. Reus.

Precio

Por tan solo 30€ al mes, sin matrícula. Y si pagas por trimestre descuento a 80€. Reserva ya tu plaza en: 670 24 11 77 rellena el siguiente formulario o manda un mail a info@bensalut.com

Imparte

marta-salvat-bensalutMarta Salvat (col. 24558) Psicóloga General Sanitaria, Máster Oficial en Psicología Clínica y de la Salud, Postgrado en Hipnosis Clínica. Máster Trainer en PNL y Máster en Hipnosis Ericksoniana. Co-Autora del libro “El Camino hacia uno mismo”, Ed. El grano de Mostaza, 2016. Actualmente me dedico a ayudar a las personas a reconectarse con su Bienestar, Salud y Calidad de vida en mi consulta BenSalut en Reus.

La Salud Emocional ayuda a bajar de peso

gaia-retreat-spa-australia_01_big

Si ninguna dieta te funciona, te cuesta mucho bajar de peso, o al bajar, subes rápidamente, entonces parece que lo que ahora necesitas es llegar al fondo del asunto. Cuando no encontramos remedio que nos ayude, ya sea a sanar o a bajar de peso, es que necesitamos considerar la raíz más profunda, origen del problema: las emociones.

Tu mundo emocional, influye poderosamente en tu cuerpo, que es como una esponja que absorbe y transforma tus emociones en tu estado de salud y en tus rasgos corporales. Según tus emociones, así se sentirá y se verá tu cuerpo.

Si tu cuerpo se siente dolorido, cansado, decaído… o lo ves poco energético, o muy delgado, es que, sin duda, hay una emoción ahí mezclada, de la cual se está alimentando dicha condición. El sobrepeso es una consecuencia de muchas cosas, pero su causa más profunda suele ser un mensaje emocional que por lo general, tiene que ver con la forma en la que uno reacciona a las distintas experiencias le suceden.

Cada persona, según su criterio y su forma de ver la vida, responde de una forma muy distinta a la realidad. Esta reacción depende de cómo fuimos educados y de nuestra particular forma de ser e interpretar las cosas. Así pues, si dos personas viven en una misma casa bajo las mismas circunstancias, no siempre las dos tendrán que reaccionar igual; Ante una misma situación, uno puede reaccionar con llanto, mientras el otro puede estar centrado. Cada uno interpreta de una forma única lo que sucede. Esta forma de reaccionar, diferente en cada persona, son las emociones que nuestro cuerpo vive, siente y experimenta, y que por ende, se muestran reflejados de alguna manera en el exterior.

¿Qué emociones provocan el Sobrepeso?

Muchas veces cuando una persona se siente insegura o amenazada por algo, empieza a generar una necesidad de protección. La persona siente que debe de estar a la defensiva, que tiene que esconderse o protegerse. En algunas personas, estas resistencias o inseguridades pueden derivar en un cuerpo muy rígido y no precisamente con sobrepeso; sin embargo, la diferencia entre aquellas de cuerpo rígido y aquellas con sobrepeso, podría ser la hipersensibilidad. En el sobrepeso o la gordura, la persona tiende a sobre-reaccionar ante las cosas que le suceden.

La ira acumulada es otra emoción que puede generar sobrepeso. La ira es el resultado de la inseguridad. No se expresa porque hay miedo a alguna reacción que no se desea, o quizá se expresa, pero no se siente comprendida, lo que ocasiona resentimiento o resistencia a perdonar. Cuando el enojo no es expresado o comprendido, la persona está constantemente a la defensiva, se protege.

La Dieta Emocional

Para llegar a comprender el mundo emocional, es necesario tener en cuenta sobre todo, que lo que sentimos no está ni mal ni bien, que todo lo que sentimos es una forma de adaptarnos a los que nos sucede, bajo nuestros mejores recursos y conocimientos. Si consideramos que lo que sentimos está mal, entonces será difícil que podamos hacer algo, pues estaremos rechazando una parte importante de nosotros mismos, que son nuestras emociones.

Una de las principales causas de la ira es estar esperando que algo o alguien se comporte como nosotros queremos o esperamos. En el fondo, la ira no es más que una especie de egoísmo, por creer que el otro debe de hacer, decir o pensar determinadas cosas. Si constantemente estamos esperando que el otro sea como queremos, entonces nos sentiremos muy inseguros.

Al igual que las dietas nutricionales, la dieta emocional consiste en desechar primero aquello que no sirve; en este caso una “depuración emocional”. Así pues, lo primero que hay que hacer es liberarse de todos esos pensamientos “tóxicos” que provocan que uno se mantenga en una postura de víctima o de inseguridad.

La fórmula clave es que, cada vez que te sientas agredido por algo o alguien, o que recuerdes algo del pasado que te hizo sentir muy enfadado, es necesario que empieces a dejar pasar las agresiones por alto y a no tomarlas como algo personal. Empezar a reconocer que ninguna persona tiene que hacer o decirte lo que tú esperas o quieres. Que nadie es responsable de tu felicidad (eso te corresponde a ti).

“Dejar pasar” significa que debes quitarle el poder de tu realización a los demás, retomándolo tú mismo. Así que, si te sientes muy enfadado por algo y no lo puedes expresar o te sientes incomprendido, empieza por decirte a ti mismo: “Estoy dispuesto a construir con responsabilidad, la vida que yo quiero”.

Los pensamientos que debes de empezar a “tomar” cada día y cada vez que te acuerdes, son aquellos que te inspiren seguridad y confianza en ti mismo. Por lo tanto, tendrás que evitar “pensamientos chatarra”, como la autocrítica o la autoexigencia severa, los cuales sólo te hacen sentir inseguro.

Permítete pensamientos que te den confianza y nutran tu corazón con fuerza y seguridad; esto hará que, poco a poco, empieces a ahondar más en aquellas cosas que te hacen sentir vulnerable e inseguro, y empieces a sacarlas de tu vida con una nueva comprensión. Si trabajas en tu confianza personal y te vas haciendo responsable de lo que sientes, es algo que se reflejará en tu cuerpo. Por supuesto, también hay que tener presente otros factores como una buena dieta alimenticia, ejercicio físico y hábitos saludables, que al fin y al cabo se traducen en una salud interior y exterior.

Desde BenSalut podemos ayudarte en todo este proceso para que vuelvas a conectar con tu Salud física, mental y emocional. Leer más en cómo adelgazar con hipnosis en Reus (Tarragona)

Y así fue la presentación del Camino hacía uno mismo

El pasado 30 de mayo fue la presentación del Camino hacía uno mismo escrito por Marta Salvat y Allan Santos en La Casa del Llibre en Barcelona.

Un libro altamente recomendado para todos aquellos que estén interesados en la PNL como un camino de autoconocimiento para conseguir sus sueños. Leer más…

Muchas gracias a todos los que vinisteis a la presentación de nuestro “hijo”. Besos y abrazos a tod@s!

El Camino hacia uno mismo

¡Buenos días!

En un día tan señalado como hoy, me hace mucha ilusión poder anunciar la publicación de mi libro junto a mi gran Maestro y amigo Allan Santos; El Camino hacia uno mismo.

Este libro pretende reflejar de la forma más práctica y cercana posible una introducción a la Programación Neurolingüística. Se trata de una recopilación y transcripción de varios cursos de formación Practicioner en PNL, impartidos por Allan Santos. Toda una fuente de sabiduría que se ha intentado plasmar de la manera más fidedigna posible, para que el lector pueda sentir que está viviendo en momento presente todos los aprendizajes y prácticas como si fuera uno más del resto de compañeros.

La PNL es un camino de consciencia, una consciencia en todos los aprendizajes que hemos ido adquiriendo a lo largo de la vida y que definen en gran medida quienes somos, cómo percibimos el mundo y por tanto, cómo actuamos. Por supuesto, esto incluye todas nuestras virtudes, pero también todos nuestros defectos y limitaciones. Mediante la toma de consciencia, la práctica y la experiencia uno puede liberarse de patrones y creencias que limitan nuestra forma pensar y ver el mundo, y por ende, de vivirlo de forma distorsionada.

Este trabajo propone que dentro de nosotros tenemos toda la sabiduría necesaria para estar bien, pero para conectarnos con ella, hay que desaprender todos aquellos aprendizajes que ya no nos sirven, que fueron útiles en su momento, pero a día de hoy limitan nuestra forma de funcionar. El resultado es poder reapropiarse de uno mismo, dejar de tener la energía vital en manos de pensamientos y formas de ser que se han aprendido sobre nosotros mismos y los demás. Y por tanto, vivir de una manera más centrada, más consciente, más acorde con nuestros valores y deseos.

Espero que disfrutéis de este libro tanto o más de cómo lo hemos hecho nosotros al escribirlo y entregarlo al mundo.

¡Feliz San Jordi! ¡Feliz día del libro!

13055438_10209763953558258_4385760309520206745_n

Camino hacia uno mismo

No te estoy diciendo que será fácil…

imPossible concept

…Te estoy diciendo que valdrá la pena

Artículos de Autoayuda

Hemos hecho una recopilación de Artículos de “Autoayuda” publicados en BenSalut durante estos años.

Esperamos que os guste 😉

10 preguntas que te harán ver la vida de otra manera

El final del año es un excelente momento para hacer un balance, y encarar de otra manera el año próximo. Estas 10 preguntas te ayudarán a reflexionar, ¡y comenzar a ver la vida de otra manera!

 

1 . ¿Vivirías de manera distinta si el promedio de vida fuera de 40 años? 

Ésta es una pregunta que siempre puedes hacerte para saber si vas por el camino correcto. Muchas veces postergamos lo que tenemos ganas de hacer porque simplemente pensamos que vamos a hacerlo más adelante.

Pero viviendo de ese modo, dejando siempre la realización de nuestros deseos para el futuro, corremos el riesgo de perder la oportunidad de hacerlo, y darnos cuenta cuando sea demasiado tarde. Si contestas que sí a esta pregunta, es momento de empezar a vivir de ese modo, ¡en este mismo instante!

2. ¿Haces cosas que no te gustan y te gustan cosas que no haces? 

No te preocupes si contestas que sí a esta pregunta, porque probablemente nos suceda a todos. Siempre estamos más o menos presionados por el sistema y por un estilo de vida en el que nacemos insertos, a hacer determinadas cosas, nos gusten o no. Eso también nos quita tiempo de hacer lo que verdaderamente deseamos.

Si las cosas que te gustaría hacer están a tu alcance, aunque tengas que arriesgarte para conseguirlas, inténtalo ahora. Si haces muchas cosas que no te gustan, piensa cuáles son las menos importantes, y déjalas si puedes hacerlo.

 3. Si la felicidad fuera la moneda nacional, ¿qué tipo de trabajo te haría rico?

Fin de año es un buen momento para plantearte si estás trabajando en aquello en lo que crees, o te estás conformado con lo que estás haciendo. También puede ser que estés a mitad de camino. Cualquiera sea el caso, siempre es bueno ser consciente de ello, para acercarte cada día un poquito más al sueño de trabajar de lo que amas.


4. Si pudieras darle un consejo a un recién nacido, ¿qué le dirías? 

Piensa muy bien esta respuesta. Luego, date a tí mismo ese consejo, y hazte caso. Muchas veces pensamos en cómo haríamos las cosas si pudiéramos empezar de nuevo desde cero, pero no tenemos en cuenta que todos los días son un nuevo comienzo y una oportunidad para comenzar a vivir como queremos.


5. ¿Qué es lo que más te gustaría hacer en la vida y por qué no lo estás haciendo?

Responderte esta pregunta puede darte una hermosa sorpresa: tal vez no haya realmente nada que te impida realizar tu sueño, sino que simplemente no lo estás haciendo. Si descubres que lo que más quieres hacer en la vida está a tu alcance, o al menos intentarlo, ¡no pierdas más tiempo y comienza ahora!

6. Si te dieran a elegir entre perder todos tus recuerdos o no ser capaz de crear nuevos, ¿qué elegirías?

Esta pregunta, como todas las demás, no tiene respuestas correctas ni incorrectas, pero sirve de guía para reflexionar. ¿Te aferras demasiado a tu pasado, como para impedirte vivir cosas nuevas porque prefieres seguir recordando lo que pasó?

Quizás sea momento de dar vuelta la página; el 31 de diciembre es un momento perfecto para hacerlo.

7. ¿Cuál fue tu último error y qué lección aprendiste de él?

Si te cuesta pensar en cuándo fue la última vez que te equivocaste, ten cuidado: tal vez estés teniendo miedo de cometer errores, ¡y no hay error más grande que ése!

Pero si realmente crees que cometiste un error este año, es momento de olvidarte de la culpa. Ya no pienses en lo que pudo haber sido: piensa en lo que aprendiste, y utiliza esa experiencia para que el futuro sea mucho mejor.

8. ¿Qué harías diferente si supieras que nadie va a juzgarte?

¿Hay algo que no estás haciendo porque crees que a alguna persona, o a la sociedad, puede molestarle? Pregúntate si realmente podrías hacerle daño a alguien si lo hicieras. Si la respuesta es no, ¿qué estás esperando?

9. ¿Puedes hacer una lista de cinco cosas que has hecho este año que recordarás para siempre?

Esta pregunta sirve para darte cuenta de que tu año valió la pena. Si haz vivido unos cuantos momentos increíbles, entonces estás bien encaminado. Pero si crees que no… tal vez sea hora de vivir un poco más intensamente, para que el año que viene te deje muchos recuerdos que puedas guardar para siempre en tu memoria.

10. Si no supieras tu edad, ¿cuántos años dirías que tienes?

La edad del cuerpo no se condice siempre con la edad del alma. Una buena forma de reflexionar y hacer un balance del año, es preguntarnos qué edad diríamos que tenemos si no nos conociéramos. ¿Es más o menos de la que realmente cumplimos en el año que termina?

Si te respondes a tí mismo que pareces más joven de lo que eres, es una buena señal, pero también debes pensar si estás aprovechando tu vida y haciendo lo que tenías pensado para este período de tu vida. En cambio, si crees que pareces más grande de lo que eres, debes preguntarte si es por la experiencia de vida, que no debería preocuparte, o si estás demasiado cansado y deberías pensar en relajarte un poco el año que viene.

Luego de esta reflexión, estarás preparado para encarar el año que comienza desde otra perspectiva, enfocado en lo que realmente te importa y te hace feliz. Si realmente tomas estas respuestas como guías para orientarte en tu vida, te sentirás mucho más satisfecho en doce meses, cuando vuelvas a responder estas preguntas.

Fuente: La Bioguia

Espejito, Espejito…

espejito

El primer paso…

paso

no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás.

La dieta de la felicidad

dietadlafelicidad

¿Tienes hambre o antojo?

hambre-o-antojo-salud

¿Quieres bajar de peso? La respuesta esta en la psicología

6 recomendaciones basadas en la investigación psicológica para bajar de peso

bajar de peso

Hiciste planes de juntarte esta tarde con tus amigos de la facultad, así que llevas unas facturas para acompañar la cerveza. Más tarde vas a ir al cine con tu pareja, y claro, es obligatorio comprar la promoción de palomitas y los vasos de gaseosas que ahora también incluye un chocolate. Estás en el supermercado haciendo las compras de la semana y te encuentras que en el pasillo de la vinoteca, tu bodega favorita ofrece la degustación de un nuevo producto.

¿Por qué hay una epidemia de obesidad? La respuesta no está en que comemos lo que no debemos o en que hacemos poco ejercicio. Sino que simplemente las personas están consumiendo más calorías de las que gastan. Está explicación se basa en los reportes de salud que han encontrado que el consumo calórico se ha incrementado por 268 calorías en los hombres y 143 calorías en las mujeres y por el contrario, la cantidad de calorías que gastamos no ha cambiado significativamente desde 1980.

Pero eso no es sorpresa para nadie. Lo que es interesante es que hay un modo de solucionarlo que no implica necesariamente internarse en un gimnasio o sufrir una dieta muy estricta. La psicología es la respuesta.

Brian Wansink es un investigador de la Universidad de Cornell que estudia cómo comemos. Fue designado por la Casa Blanca para dirigir cambios en la alimentación y dieta en EEUU. También es autor de dos libros: La costumbre de comer: Por qué comemos más de lo que pensamos, y Delgado por diseño: la costumbre de comer, soluciones para la vida cotidiana. En el transcurso de su investigación, Brian encontró algo muy interesante: comemos por muchas, muchísimas razones, pero generalmente no por sentir hambre.

“Todos – todos y cada uno de nosotros – comemos la cantidad que comemos mayormente por lo que nos rodea. Comemos de más no porque tenemos hambre sino por la familia y los amigos, paquetes y placas, nombres y números, etiquetas y luces, colores y velas, formas y olores, las distracciones y las distancias, armarios y contenedores. Esta lista es casi tan interminable como invisible.” Somos esclavos del contexto. Comemos porque estamos con amigos, porque algo es gratis, porque está al alcance de la mano, porque se ve sabroso, etc. Respondemos a las “señales de la comida” en base a nuestros sentimientos.

En un ingenioso estudio, Wansink se las arregló para esconder tubos en los platos de sopa, de tal modo que sin importar cuánto ingiera el sujeto, el plato nunca se vaciará. Luego alimentó a distintas personas. Ocurrió que las personas que comían desde platos normales consumieron menos de medio litro de sopa, y algunos de los que comieron desde los platos con tubos consumieron más de 1 litro. Excepto en los extremos, los que hicieron sentir “llena” a la gente fueron sus ojos, no sus estómagos: si el plato no se veía vacío, ellos seguían comiendo. Salvo un par de excepciones, los comensales no se dieron cuenta de que comieron más, y aunque consumieron 73 % más, se calificaron igual que los demás (después de todo, ellos sólo tomaron alrededor de la mitad del plato de sopa).

Wansink se dio cuenta de que se puede aumentar o disminuir en un 20% el número de calorías que otro consume sin que se de cuenta. Llamó a esto “margen sin conciencia”, y en un año puede causar fácilmente que subas o bajes 4,5 kg.

La manera en que comemos depende mucho del contexto, esto puede ser algo bueno, ya que si manipulamos nuestro ambiente podemos perder 4.5 kg o más sin siquiera notarlo. ¿Qué debemos hacer? Aquí hay 6 recomendaciones psicológicas que pueden ayudarnos a estar en forma de la manera más sencilla y casi sin darnos cuenta:

1) Cambia lo que está a la vista

No hace falta tirar a la basura toda esa sabrosa comida basura, siempre y cuando te asegures de que no esté frente a tus ojos, llamándote todo el día.

“Fuera de la vista es fuera de la mente. Si el plato de dulces está en tu escritorio, constantemente debes tomar la heroica decisión de resistirte al chocolate que se estuvo insinuando todo el día. La solución más sencilla es eliminar el plato, moverlo de lugar o cambiar el dulce por algo que a ti personalmente no te guste.¨

Wansink estudió cómo se comporta la gente delgada ante un buffet y lo comparó con el comportamiento de las personas con sobrepeso ante la misma situación. Una de las diferencias fue que la gente delgada mostró una mayor tendencia a sentarse dando la espalda al buffet, y las personas con sobrepeso tendía a sentarse mirando al buffet.

El estudio Syracuse de Wansink reveló que sólo con mirar qué comida está visible en una casa, se puede predecir el peso de una persona. ¿Hay frutas a la vista en tu casa? Probablemente peses 3,5 kg menos que tu vecino que no las tiene. ¿Tienes cereales de desayuno en la mesa? Probablemente peses 8,5 kg más. ¿Tienes gaseosas (bebidas con gas) a la vista? En promedio, es probable que llegues a pesar 11 kg más que alguien que no las tiene.

2) Cambia lo que está al alcance de la mano

Haz que comer más sea una molestia. ¿Quieres empezar a bajar de peso fácilmente? Usa platos más pequeños y asegúrate que para servirte nuevamente debas cruzar toda la habitación. No servir los platos en la mesa reduce lo que un hombre consume en un 29 %.

En el estudio de la gente en el buffet, las personas con sobrepeso, en promedio, se sentaban 4,5 metros más cerca de la comida que las personas sin sobrepeso que tendía a buscar mesas en los extremos más alejados al buffet.

El economista conductual Dan Ariely, gran creyente del contexto, contó en una entrevista una historia sobre Google. “Este es un experimento que Google realizó recientemente. Los M&Ms en las oficinas de Nueva York solían estar en canastos. Entonces los pusieron en bowls con tapas. Las tapas no requieren mucho esfuerzo para ser abiertas pero redujeron el número de M&Ms consumidos en esa oficina en 3 millones en un mes.”

3) Planifica con anticipación

Las personas delgadas en el buffet exploraron toda la comida antes de servirse, eligieron su plato favorito y luego se sirvieron – incluso antes de agarrar un plato, 71% de ellos recorrió la barra de ensaladas las bandejas de vapor sosteniendo catorce platos aparentemente idénticos de pollo, la estación de sushi, y la barra de postres. La gente con sobrepeso hizo lo opuesto. Fueron dos veces más propensas a dirigirse primero a agarrar un plato y llenarlo. No eligieron la comida que realmente les gustaba sino que se sirvieron un poco de todo lo que no odiaban.

Comprar con hambre es un pecado capital. No nos hace comprar más, nos hace comprar basura, pues elegimos comida que es lo suficientemente conveniente como para comer en el momento y que calmará nuestras ansias. “Compramos paquetes que podamos abrir y consumir con nuestra mano derecha mientras conducimos con nuestra mano izquierda.”

“Cuanto más tiempo miraban televisión, más comían¨ (…)

Cualquier cosa que nos pueda distraer causa que comamos más porque no prestamos atención a la cantidad que estamos comiendo. En este caso la televisión es especialmente mala: olvidamos cuánto comemos y por cuánto tiempo lo hacemos: “Cuanto más tiempo miraban televisión, más comían. De hecho, si miraban televisión durante una hora, comían 28 % más palomitas que si miraban televisión por media hora.”

¿Qué es más efectivo que ejercitarse cuando se intenta perder peso? La mera lectura de las etiquetas de los alimentos: “Los usuarios de las etiquetas que no hacían ejercicios mostraron una probabilidad un poco mayor de pérdida de peso que aquellos que hacían ejercicio, pero no leían las etiquetas de los alimentos.”

Y ¿qué personalidad predice más obesidad? Ser impulsivo: los investigadores encontraron que la impulsividad fue el predictor más fuerte de quién tendría sobrepeso. Nuestro ambiente nos llama, y si no estás pensando antes de actuar, es mejor que tus alrededores estén arreglados apropiadamente.

4) Ve más despacio

Las personas con sobrepeso en el buffet masticaron 12 veces por bocado. Las personas delgadas masticaron, en promedio, 15 veces. Los investigadores muestran que comer más despacio da tiempo a que la “señal de estar llenos” se manifieste: un estudio encontró que las mujeres a las que se les dijo que comieran rápido, consumieron 646 calorías en nueve minutos, pero las mismas mujeres consumieron sólo 579 calorías en 29 minutos cuando se les pidió que hagan pausas entre los bocados y que masticaran cada bocado entre 15 y 20 veces antes de tragar.

“Muchos estudios muestran que le toma alrededor de 20 minutos a nuestro cuerpo y cerebro la señal de saciedad, y entonces nos damos cuenta de que estamos llenos.” “Este es el problema. Nosotros comenzamos, terminamos y limpiamos la mesa en muchas de nuestras comidas en menos de 20 minutos.”

La misma cantidad de comida puede hacerte sentir lleno o aun con hambre dependiendo completamente de cuán rápido comes, asi que ve maaaaaas despacio.

5) La variedad no es “la sal” de la pérdida de peso

Ésta es una de las razones por las que comemos de más en los buffets: queremos probar todo. Dale a las personas 3 opciones y comerán 23 % más que si sólo tuvieran una, según lo demostró el equipo de la Dra Barbara Rolls. Brian recomienda no tener nunca más de dos cosas en el plato en ningún momento. Puedes ir a buscar más, pero la falta de variedad y tener que levantarte para servirte harán que comas menos.

6) Se consciente de las personas con las que comes

La cantidad que comemos es fuertemente afectada por la cantidad que comen aquellos que están cerca nuestro, pero raramente nos damos cuenta de eso. “En promedio, si comes con una persona más, consumirás cerca de 35% más de lo que de otra manera consumirías. Si comes con un grupo de 7 o más, comerás casi el doble – 96% – de lo que consumirías su comieras solo” ¿Con quienes necesitas ser más cuidadoso al comer? Con las personas delgadas que comen de más, porque hace que tu cerebro piense que puedes comer como ellos sin ninguna desventaja, pero lo que no sabes es que esa podría ser su única comida del día.

¿Estás listo para empezar a implementar todo esto mañana mismo?

Mala idea. Wansink encontró que las personas que fueron exitosas al hacer estos cambios los hicieron lenta pero consistentemente. Vivimos la mayor parte de nuestras vidas en piloto automático, pero al tomar el control en algunos lugares, el piloto automático podría llevarnos donde queremos. Como dice Wansink “la mejor dieta es esa que no sabemos que estamos siguiendo.

Fuente: psyciencia.com

ADELGAZAR CON HIPNOSIS EN TARRAGONA

“Cuando uno adopta un estilo de vida sano,
el adelgazamiento es algo secundario”

adelgazarMe gustaría explicaros un poco cómo oriento mi terapia con Hipnosis y PNL para adelgazar en mi consulta de Reus (Tarragona), para que podáis entender porque para mí es necesario dedicarle varias sesiones y adaptarlo a cada persona.

Los malos hábitos y las emociones son los principales factores del sobrepeso. Se puede adelgazar comiendo lo que uno quiera, siempre y cuando uno sepa escuchar su cuerpo y parar de comer cuando ya esté saciado. Estudios recientes demuestran que el 90% de las personas comen con ansiedad, al hacerlo se entra en una especie de trance alimenticio, llegando a comer un 40% más de lo que se necesita, y esto es así día tras día.

LAS DIETAS ESTRICTAS 

En una dieta temporal, cuando tenemos hambre no comemos, es decir, no respondemos a las señales de nuestro cuerpo. Luego, cuando acaba la dieta y las restricciones, se empieza a comer más de la cuenta. Se come sin hambre y se engorda. Esta dolorosa paradoja para el que la experimenta, se soluciona satisfaciendo las necesidades de nuestro cuerpo: si hay hambre física, se come. Es el primer paso para reeducar nuestro metabolismo y hacerlo nuestro aliado, significa que hacemos caso a las señales que emite nuestro cuerpo.

IMG_20150130_195050

Otro factor importante que hay que conocer, es que cuando reducimos la ingesta de alimentos de manera radical, del tipo: “mañana empiezo la dieta de la berenjena, hoy no importa que coma lo que quiera”,  nuestro metabolismo al ver que disminuimos las comidas, se ralentiza quemando menos como mecanismo de supervivencia. El sentimiento de escasez que produce negarnos la comida, aparte de alterar el metabolismo, puede producir ansiedad. Esta nos puede hacer perder el control, y hacernos comer más compulsivamente convirtiéndose en un circulo vicioso.

Hay estudios científicos que demuestran que las dietas sólo funcionan en el 10% de las personas. Si realmente funcionaran, todo el mundo estaría delgado. Todos hemos hecho dieta alguna vez, pero siempre acabamos recuperando peso. Cada año estamos con la famosa ‘operación biquini’. Esta tendencia de adelgazar y engordar demuestra que no funcionan. La dieta es un sistema que lo que hace es controlar externamente las cosas que no nos van bien, pero esta imposición también hace que nuestra mente se rebele. Después de la imposición, esta parte del cerebro que se rebela quiere comer todo aquello que no ha podido comer durante una temporada.

En resumen, este tipo de dietas pueden alterar el metabolismo y otras glándulas endocrinas, nos hacen pasar hambre y generan ansiedad. Y claro, no necesito darte pruebas de ello, porque a la vista está el mercado para adelgazar que hay. Podemos hacer muchísimas cosas para estar sanos y delgados. Hay mucha variedad de productos, aparatos de ejercicio, rutinas novedosas y dietas que aceleran el proceso. Pero si hay una necesidad emocional o mental a comer más, tarde o temprano, en algún punto de la dieta, rutina o disciplina, será saboteada por uno mismo.

Conectar la Mente y el Cuerpo es de vital importancia cuando queremos obtener resultados que solamente con esfuerzo físico no hemos alcanzado.Tu cuerpo y tu mente quieren armonía, regularidad, equilibrio, quieren que cubras sus necesidades: comer bien cuando hay hambre, al igual que taparse cuando hace frío.

LOS MALOS HÁBITOS

secretoUn hábito es un comportamiento repetido regularmente de manera automática que se desencadena debido a ciertas señales. Por ejemplo: el hábito de comer en el sofá mientras miras la televisión. Un día se empieza picando algo al mirar tu serie preferida, y con el tiempo, se adquiere el hábito de comer (sin hambre) en el sofá.

Los problemas de los malos hábitos son:

  • Exceso de peso
  • Le damos más trabajo al cuerpo por la digestión extra. A la larga genera más cansancio y malestar.
  • Tendemos a comer más, ya que como estamos mirando la tele, perdemos la consciencia del acto de comer.

Estas señales que desencadenan estos malos hábitos suelen ser inconscientes. Por ejemplo: ¿Te ha pasado alguna vez que has olido un perfume y te ha recordado a alguien? Este estímulo es un “anclaje”. Para ti puede significar muchas cosas pero para otras personas nada. Lo mismo ocurre con estos desencadenantes de comer innecesariamente.

Para adelgazar hay que tener en cuenta por qué como lo que como, y por qué lo hago en exceso. Cuando comamos con la cabeza, y no con la boca, es cuándo podremos cambiar esa tendencia para siempre. Sí realmente quieres equilibrar tú peso, debes realizar un programa de cambio de hábitos, en que  vayas adaptando  conductas saludables, de manera placentera, y hacer de esas nuevos comportamientos un estilo de vida que refleje un cuerpo sano, vital, y una mente tranquila y en paz.

COMER PARA CUBRIR EMOCIONES NEGATIVAS

La raíz de comer para tapar alguna emoción negativa está en la búsqueda de la felicidad en algo que está fuera de nosotros mismos. Estas cosas sólo calman temporalmente la ansiedad para luego hacer crecer la compulsión con más fuerza. Recuerda que tu felicidad depende única y exclusivamente de ti.

Muchas veces cuando una persona se siente insegura o amenazada por algo, empieza a generar una necesidad de protección, siente que debe de estar a la defensiva, que tiene que esconderse o protegerse. En algunas personas, estas resistencias o inseguridades pueden derivar en un cuerpo muy rígido y no precisamente con sobrepeso; sin embargo, la diferencia entre aquellas de cuerpo rígido y aquellas con sobrepeso, podría ser la hipersensibilidad. En el sobrepeso o la gordura, la persona tiende a sobre-reaccionar ante las cosas que le suceden.

La ira acumulada es otra emoción que puede generar sobrepeso. La ira es el resultado de la inseguridad. No se expresa porque hay miedo a alguna reacción que no se desea, o quizá se expresa, pero no se siente comprendida, lo que ocasiona resentimiento o resistencia a perdonar. Cuando el enojo no es expresado o comprendido, la persona está constantemente a la defensiva, se protege.

Si estas (u otras) emociones están muy presentes, es necesario tenerlas también en cuenta y tratarlas en terapia,  ten presente que según tus emociones así se sentirá y lucirá tu cuerpo. (Leer más en: La Salud Emocional ayuda a bajar de peso)

Con hipnosis clínica, lo que hacemos es lograr que la gente coma cuando tenga hambre física, no mental; coma lo que quiera y deje de comer cuando tenga una sensación de saciedad. Es evidente que hay alimentos con más calorías que otros, pero no hay alimentos que engorden. Nuestro cuerpo tiene unos indicadores internos que avisan cuando está lleno de energía. Piensa en los bebés, por ejemplo. Cuando un bebé tiene hambre, llora. Su cuerpo lo avisa y él se queja, pero cuando no quiera más, no comerá más. Hay un mecanismo interno en el estómago que nos avisa cuando tenemos hambre y cuando estamos saciados. La gente tiene que conectar de nuevo con este indicador y escuchar a su cuerpo.

LUCHA INTERNA

dulcesSi te gusta mucho el dulce, el chocolate, las chucherías, las frituras o la comida basura, probablemente te debatas día a día entre el deseo y la culpa. Muchos negocian consigo mismos diariamente para permitirse un pedacito del “irresistible” y otros días se entregan por completo al placer sin importarles nada. Comen lo “irresistible” con una dulce resignación que en pocos minutos se transforma en un amargo recuerdo, comienza entonces el interminable diálogo interno de la culpa, la promesa de que mañana sí me cuido y los argumentos para justificar ante uno mismo el pecado cometido.

Lo que se tiene en cuenta para reprogramar este fuerte deseo por un alimento, es determinar cómo la persona lo percibe en su mente.  Generalmente la persona súper-dimensiona en su mente las características del alimento, lo ve “bonito”, “brillante”, “grande”, etc., lo cual hace que de veras no se pueda resistir al mismo y sucumba a la tentación de su mente.

En estos casos no vale de mucho los buenos consejos, es necesario reprogramar un cambio de percepción de tal manera que esté en su manos comerlo o no. De esta manera no solo limita su consumo, sino que se siente con dominio de sí mismo y tranquilo al eliminar la lucha interna.

CAMBIAR LA VISIÓN DE MI MISMO (MI IDENTIDAD)

autoestimaEs común oír personas que digan “soy gorda”, “me llama cariñosamente gordita”, “en mi familia todos somos gordos”. A veces, ni tan solo se dice pero se funciona con esa identidad de “gordo” “rellenita”, “comilona”, etc., y sobre esta base estructuramos la vida, las metas, los hábitos, las costumbres, los amigos, las actividades, los premios y hasta los castigos. Gordura o delgadez son condiciones del cuerpo que pueden ser temporales, en cambio, lo que somos es esencial y permanente. En ese sentido se trabaja para que la persona se conecte con una identidad más capacitadora de sí mismo, donde ponga en juego sus recursos personales, habilidades y el poder personal que posee. Generalmente, las personas experimentan una visión renovada de sí mismas, que las mantiene motivadas y congruentes para mantener el régimen de alimentación y ejercicios que seleccionan para alcanzar sus metas.

NUESTRA TERAPIA

En resumen, desde BenSalut ofrecemos un efectivo programa con Hipnosis y Programación Neurolingüística, para obtener resultados de manera permanente en tu reducción de peso.

  • Cambiar a un nuevo concepto de identidad (de ser el caso) más integradora y respetuosa con uno mismo. Esto libera de muchas limitaciones que nos autoimponemos y mejora la autoestima.
  • Realizar un proceso de cambio de hábitos y eliminar compulsiones gracias a los cuales la persona adelgaza y mantiene su peso adecuado de manera permanente.
  • Aprender a manejar emociones negativas, que provocan comer compulsivamente al estar mal. Esto mejora nuestra autoestima, nuestra confianza en nosotros mismos
  • Reaprender a reconectar con hipnosis con la sensación de saciedad y escuchar al cuerpo.
  • Eliminar esa lucha interna, esa polaridad entre quiero comer eso y no quiero comerlo (de ser el caso).  Permite volver al equilibrio de estar en paz con uno mismo.

En las sesiones te enseñaremos autohipnosis y te daremos un CD con grabaciones para que puedas usar esa técnica en casa y mejorar la calidad de vida.

Por último te recomiendo leer estas: 6 recomendaciones basadas en la investigación psicológica para bajar de peso que te ayudarán en todo este proceso.