Si emociona pensarlo…

si_emociona_pensarlo.jpg

¡Imagina hacerlo!

¡Que tengáis unas muy felices 365 oportunidades!

365_oportunidades_ano_nuevo

¡Feliz Navidad!

nadal

En esta fecha tan especial solo quería desearos una Feliz Navidad y muy buenas fiestas

 

Tú puedes ser el que le ayude

14358636_1759581647645929_1512022013739434369_ntrastornoestresposttraumatico14368880_1759581624312598_2315662285588108659_n14368858_1759581607645933_8224410335819807925_nsalud-mental

Retírate dentro de ti mismo…

dentrodeti.jpg

…sobretodo cuándo necesites compañía.

Jamás olvides…

jamas_olvides

Jamás olvides que tu vida es más grande que tus miedos. Que tus fuerzas son mayores que tus dudas. Que aunque tu mente esté confundida, tu corazón siempre sabrá la respuesta. Con el tiempo lo que hoy es difícil, mañana será un tesoro. Pelea por lo que realmente te llene el alma, y ten la virtud de saber esperar, porque todo lo que tiene que ser ¡SERÁ!

http://www.bensalut.com

LA CASA IMPERFECTA

Resultado de imagen de casa imperfecta“Un maestro de construcción, ya entrado en años, estaba listo para jubilarse y disfrutar de su tiempo libre. Le contó a su jefe sobre sus planes de llevar una vida más placentera con su esposa y su familia. Iba a extrañar su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera. El jefe se dio cuenta de que era inevitable de que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera un último esfuerzo: construir una casa más.

El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero sólo pensaba en lo que vendría después, tenía ganas de acabar y no estaba poniendo el corazón en lo que hacía. Utilizaba materiales de inferior calidad, los errores se pasaban más por alto, total es la última. Y todo se hacía con prisa, “cuando antes acabe antes disfrutaré”. Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y de repente le extendió las llaves de la puerta principal. “Esta es ahora tu casa -dijo-. Es un regalo para ti por todo lo que has hecho por la compañía. Muchas gracias por tu dedicación”. El albañil se vino abajo, toda la vida haciendo un trabajo impecable, y ¡ahora tendría que vivir en el desastre de casa que él mismo había hecho!”.

La vida de ahora es el resultado de nuestras actitudes y elecciones del pasado. Tú vida de mañana será el resultado de tus actitudes y elecciones de hoy. Y es que la vida está formada por infinitos pequeños momentos que definen quienes somos, qué hacemos y cómo lo hacemos. Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. Muchas veces no valoramos nuestra rutina diaria. No damos lo mejor de nosotros porque ansiamos terminar, no tenemos tiempo o ganas; en el trabajo, en el cuidado personal, en el trato con el otro, etc. Esperamos que después ya cambiara todo. Pero ese después muchas veces nunca llega. Y nos pasamos el día a día viviendo en una casa a medias. Construye tu “casa” (vida) poniendo tu corazón en ello, viviendo cada instante cómo único y valioso, porque ese después quizá no llegue nunca, de hecho ahora mismo no existe, el AHORA es lo único que necesitas ¡disfrútalo!.

Necesitamos perdonar

perdonar.jpg

No porque ellos merezcan nuestro perdón, sino porque nosotros merecemos paz.

Imagen de Chris Fraser

Aprende a desconectar

1340198125_0-1

Es fácil que cualquiera haya sufrido una situación en la que durante un periodo de tiempo tuviese dificultades serias para desconectar del trabajo. Noches sin dormir, preocupación constante por los problemas laborales, ansiedad, puede que molestias físicas: dolor de cabeza, molestias gastrointestinales o cansancio todo el día, irritabilidad, conflictos con la pareja y malhumor… todo debido a la dificultad para dejar a un lado el área laboral y dedicarnos exclusivamente a lo que estamos haciendo en ese momento.

Las causas pueden ser variadas y conviene distinguir inicialmente que es lo que está sucediendo, el abordaje será distinto si el problema radica en:

  • Estrés: Cuando no podemos hacer frente a las demandas del ambiente, por exceso de tareas o por falta de recursos materiales o psicológicos.
  • Burnout: o síndrome del quemado:  Deterioro y cansancio excesivo progresivo unido a una reducción drástica de energía acompañado a menudo de una pérdida de motivación que a lo largo del tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento general. No es situacional, tiene un carácter crónico y suele darse en personas que trabajan de cara al público, atención al cliente.
  • Moobing: o acoso laboral, cuando se producen conductas de humillación o agresiones, físicas o psicológicas por parte de compañeros de trabajo, clientes o superiores.
  • Personalidad exigente: Personas que tienen un nivel de exigencia muy alto y la necesidad de cumplir absolutamente todos sus objetivos y de manera perfecta.
  • Problemas con los compañeros: Conflictos con los compañeros de trabajo que no son resueltos.

Cada una de estas situaciones presenta particularidades que harán diferentes su abordaje. En cualquier caso  ahora nos centraremos en cómo afrontar y desconectar cuando el problema es el estrés y la autoexigencia, o sencillamente la “rumiación” de situaciones laborales.

Para desconectar y disfrutar de tu tiempo de ocio es importante que tengas en cuenta estos aspectos:

  1. Relativiza:Aprende a dar la importancia adecuada a cada cosa, descubre tus pensamientos catastróficas y combátelos.
  2. Organízate:La gestión del tiempo es fundamental para afrontar el estrés, diferencia exhaustivamente tú tiempo  de ocio y trabajo y cúmplelo.
  3. Delega tareas y pide ayuda cuando se trate de tareas que se escapan a tus posibilidades de resolución.
  4. No procrastines: Demorar tareas aumentará el estrés y la sensación de ineficiencia, además estarás continuamente pensando en lo que dejaste sin hacer.
  5. No dejes conflictos laborales abiertos:Resuelve aquellas situaciones que te hayan generado malestar con jefes y compañeros, afrontarlas adecuadamente hará que las posibilidades de llevártelas a casa se reduzcan notablemente.
  6. No trabajes en casa hasta tarde. Si es necesario que lleves trabajo a casa, ponte un horario razonable, cúmplelo y no termines justo antes de irte a la cama.
  7. Busca una actividad agradable que disfrutes y que te permita recargar energía: el deporte en especial eleva los niveles de dopamina y serotonina funcionando como antidepresivo.
  8. Mantén tus relaciones sociales: Apóyate en las personas que te hacen sentir bien y comparte momentos agradables.
  9. Márcate retos:Actividades que te motiven y puedas realizar.
  10. Pon una hora concreta al día para pensar durante 15 min. Relega todo pensamiento o preocupación sobre el trabajo a ese momento que has fijado: “de acuerdo, ya lo pensaré luego”. Ese será el momento para pensar y buscar posibles soluciones.

 

Piensa por un momento…

hazlocontigo.jpg

 

…en todo lo que serías capaz de hacer por la persona que más amas.

Ahora hazlo contigo.

Y tú, ¿de quién eres?

don doña.jpg

Estoy listo

estoylisto.jpg

Querido pasado, gracias por todas las lecciones.

Querido futuro, estoy listo.

bensalut.com

Lo que decidas hacer…

lo que decidas hc.jpg

…Asegúrate que te haga feliz

¿Y tú?

miedo2.jpg¿Y tú en qué miedo descubriste que eres valiente?

bensalut.com

La Salud Emocional ayuda a bajar de peso

Hipnosis_adelgazar_reus

Si ninguna dieta te funciona, te cuesta mucho bajar de peso, o al bajar, subes rápidamente, entonces parece que lo que ahora necesitas es llegar al fondo del asunto. Cuando no encontramos remedio que nos ayude, ya sea a sanar o a bajar de peso, es que necesitamos considerar la raíz más profunda, origen del problema: las emociones.

Tu mundo emocional, influye poderosamente en tu cuerpo, que es como una esponja que absorbe y transforma tus emociones en tu estado de salud y en tus rasgos corporales. Según tus emociones, así se sentirá y se verá tu cuerpo.

Si tu cuerpo se siente dolorido, cansado, decaído… o lo ves poco energético, o muy delgado, es que, sin duda, hay una emoción ahí mezclada, de la cual se está alimentando dicha condición. El sobrepeso es una consecuencia de muchas cosas, pero su causa más profunda suele ser un mensaje emocional que por lo general, tiene que ver con la forma en la que uno reacciona a las distintas experiencias le suceden.

Cada persona, según su criterio y su forma de ver la vida, responde de una forma muy distinta a la realidad. Esta reacción depende de cómo fuimos educados y de nuestra particular forma de ser e interpretar las cosas. Así pues, si dos personas viven en una misma casa bajo las mismas circunstancias, no siempre las dos tendrán que reaccionar igual; Ante una misma situación, uno puede reaccionar con llanto, mientras el otro puede estar centrado. Cada uno interpreta de una forma única lo que sucede. Esta forma de reaccionar, diferente en cada persona, son las emociones que nuestro cuerpo vive, siente y experimenta, y que por ende, se muestran reflejados de alguna manera en el exterior.

¿Qué emociones provocan el Sobrepeso?

Muchas veces cuando una persona se siente insegura o amenazada por algo, empieza a generar una necesidad de protección. La persona siente que debe de estar a la defensiva, que tiene que esconderse o protegerse. En algunas personas, estas resistencias o inseguridades pueden derivar en un cuerpo muy rígido y no precisamente con sobrepeso; sin embargo, la diferencia entre aquellas de cuerpo rígido y aquellas con sobrepeso, podría ser la hipersensibilidad. En el sobrepeso o la gordura, la persona tiende a sobre-reaccionar ante las cosas que le suceden.

La ira acumulada es otra emoción que puede generar sobrepeso. La ira es el resultado de la inseguridad. No se expresa porque hay miedo a alguna reacción que no se desea, o quizá se expresa, pero no se siente comprendida, lo que ocasiona resentimiento o resistencia a perdonar. Cuando el enojo no es expresado o comprendido, la persona está constantemente a la defensiva, se protege.

La Dieta Emocional

Para llegar a comprender el mundo emocional, es necesario tener en cuenta sobre todo, que lo que sentimos no está ni mal ni bien, que todo lo que sentimos es una forma de adaptarnos a los que nos sucede, bajo nuestros mejores recursos y conocimientos. Si consideramos que lo que sentimos está mal, entonces será difícil que podamos hacer algo, pues estaremos rechazando una parte importante de nosotros mismos, que son nuestras emociones.

Una de las principales causas de la ira es estar esperando que algo o alguien se comporte como nosotros queremos o esperamos. En el fondo, la ira no es más que una especie de egoísmo, por creer que el otro debe de hacer, decir o pensar determinadas cosas. Si constantemente estamos esperando que el otro sea como queremos, entonces nos sentiremos muy inseguros.

Al igual que las dietas nutricionales, la dieta emocional consiste en desechar primero aquello que no sirve; en este caso una “depuración emocional”. Así pues, lo primero que hay que hacer es liberarse de todos esos pensamientos “tóxicos” que provocan que uno se mantenga en una postura de víctima o de inseguridad.

La fórmula clave es que, cada vez que te sientas agredido por algo o alguien, o que recuerdes algo del pasado que te hizo sentir muy enfadado, es necesario que empieces a dejar pasar las agresiones por alto y a no tomarlas como algo personal. Empezar a reconocer que ninguna persona tiene que hacer o decirte lo que tú esperas o quieres. Que nadie es responsable de tu felicidad (eso te corresponde a ti).

“Dejar pasar” significa que debes quitarle el poder de tu realización a los demás, retomándolo tú mismo. Así que, si te sientes muy enfadado por algo y no lo puedes expresar o te sientes incomprendido, empieza por decirte a ti mismo: “Estoy dispuesto a construir con responsabilidad, la vida que yo quiero”.

Los pensamientos que debes de empezar a “tomar” cada día y cada vez que te acuerdes, son aquellos que te inspiren seguridad y confianza en ti mismo. Por lo tanto, tendrás que evitar “pensamientos chatarra”, como la autocrítica o la autoexigencia severa, los cuales sólo te hacen sentir inseguro.

Permítete pensamientos que te den confianza y nutran tu corazón con fuerza y seguridad; esto hará que, poco a poco, empieces a ahondar más en aquellas cosas que te hacen sentir vulnerable e inseguro, y empieces a sacarlas de tu vida con una nueva comprensión. Si trabajas en tu confianza personal y te vas haciendo responsable de lo que sientes, es algo que se reflejará en tu cuerpo. Por supuesto, también hay que tener presente otros factores como una buena dieta alimenticia, ejercicio físico y hábitos saludables, que al fin y al cabo se traducen en una salud interior y exterior.

Desde BenSalut podemos ayudarte en todo este proceso para que vuelvas a conectar con tu Salud física, mental y emocional. Leer más en cómo adelgazar con hipnosis en Reus (Tarragona)

Disculpe, ¿nos conocemos?

 

nosconocemos.jpg

-Disculpe, ¿nos conocemos?

-No, creo que no.

-No es una pregunta, es una propuesta.

bensalut.com