El secreto para tomar buenas decisiones

buenas_decisiones

¿Qué impacto tendrá esta decisión en los próximos 10 minutos?
¿Y dentro de 10 meses?
¿Y de 10 años?
bensalut.com

Ser positivo…

felicidad_optimista

Ser positivo no significa que no puedas tener pensamientos negativos.
Solo significa que no dejas que esos pensamientos tomen el control de tu vida.

Hazlo,

vence_miedo_ya

…y si te da miedo, hazlo con miedo.

La caja dorada

regalo

Hace ya un tiempo, un hombre castigo a su pequeña por desperdiciar un papel que tenían guardado para ocasiones especiales. La familia no pasaba por una buena situación económica, por lo que le molesto verla envolver una caja sin sentido y más con ese papel especial, tenía que aprender la importancia del dinero.

A la mañana siguiente la niña le llevó la caja envuelta a su padre y le dijo: “Esto es para ti papi”. En ese momento, el padre se sintió avergonzado de no entender a su pequeña, pero al abrir la caja y verla vacía, volvió a explotar y le gritó de nuevo: “¿No sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo dentro?”. La niña le miró triste y dijo: “No está vacía. Yo soplé un montón de besos dentro de la caja, todos para ti papi”. El padre se sintió muy mal por su reacción y abrazo a su pequeña pidiéndole perdón.

Se ha dicho que el hombre guardó esa caja por años al lado de su cama y siempre que se sentía triste cogía un beso de la caja y recordaba cuánto amor ella había puesto allí y cuánto amor les unía.

Hazlo

hazlo_que_pensaran

…te van a criticar igual

Tu no eres tus pensamientos

pensamientos_negativos

No eres la charla que oyes dentro de tu cabeza. Eres el Ser que oye esa charla.

Queridos padres…

Child looks at the swearing parents

Cuando sus hijos los vean discutiendo, asegúrense que también los vean reconciliándose.

La enfermedad de estar ocupado

laenfermedaddeestarocupado

Hace unos días me encontré con una buena amiga. Me detuve para preguntarle qué tal le iba y saber cómo estaba su familia. Puso los ojos en blanco, miró hacia arriba y en voz baja suspiró: “Estoy muy ocupada… muy ocupada… demasiadas cosas ahora mismo.” Poco después, le pregunté a otro amigo y le pregunté qué tal estaba. De nuevo, con el mismo tono, la misma respuesta: “Estoy muy ocupado, tengo mucho que hacer.” Se le notaba cansado, incluso exhausto.

Y no sólo nos pasa a los adultos. Cuando nos mudamos hace diez años, estábamos emocionados por cambiarnos a una ciudad con buenos colegios. Encontramos un buen vecindario con mucha diversidad de gente y muchas familias. Todo estaba bien. Después de instalarnos, visitamos a uno de nuestros amables vecinos y les preguntamos si nuestras hijas podrían conocerse y jugar juntas. La madre, una persona realmente encantadora, cogió su teléfono y empezó a mirar la agenda. Pasó un rato deslizando la pantalla y al final dijo: “Tiene un hueco de 45 minutos en las próximas dos semanas. El resto del tiempo tiene gimnasia, piano y clases de canto. Está muy ocupada.” Los hábitos destructivos empiezan pronto, muy pronto.

¿Cómo hemos terminado viviendo así? ¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? ¿Por qué se lo hacemos a nuestros hijos? ¿Cuándo se nos olvidó que somos “seres” humanos y no “haceres” humanos? ¿Qué pasó con el mundo en el que los niños se ensuciaban con barro, lo ponían todo perdido y a veces se aburrían? ¿Tenemos que quererlos tanto como para sobrecargarlos de tareas y hacerles sentir tan estresados como nosotros? ¿Qué pasó con el mundo en el que podíamos sentarnos con la gente que más queremos y tener largas conversaciones sobre nosotros mismos, sin prisa por terminar?¿Cómo hemos creado un mundo en el que tenemos más y más cosas que hacer con menos tiempo libre (en general), menos tiempo para reflexionar, menos tiempo para simplemente… ser?

Sócrates dijo: “Una vida sin examen, no merece ser vivida.

¿Cómo se supone que podemos vivir, reflexionar, ser o convertirnos en humanos completos si estamos constantemente ocupados? Esta enfermedad de estar “ocupado” es intrínsecamente destructiva para nuestra salud y bienestar. Debilita la capacidad de concentrarnos completamente en quienes más queremos y nos separa de convertirnos en el tipo de sociedad que tan desesperadamente clamamos. Desde los años 50 hemos tenido tantas innovaciones tecnológicas que nos prometimos hacer nuestras vidas más fáciles, más rápidas, más sencillas. Aun así, hoy no tenemos más tiempo disponible que hace algunas décadas.

Para algunos de nosotros, “los privilegiados”, las líneas entre el trabajo y la vida personal desaparecen. Siempre estamos con algún aparato. Todo el tiempo. Tener un smartphone o un ordenador portátil significa que deja de existir la división entre la oficina y nuestra casa. Cuando los niños se van a la cama, nosotros nos conectamos. Una de mis rutinas diarias es revisar una avalancha de correos. Estoy constantemente enterrado bajo cientos y cientos de correos, y no tengo ni la más remota idea de cómo detenerlo. He intentado diferentes técnicas: respondiendo sólo por las mañanas, no respondiendo los fines de semana, diciéndole a la gente que nos comuniquemos cara a cara… Pero siguen llegando, en cantidades ingentes: correos personales, correos del trabajo, incluso híbridos. Y la gente espera una respuesta a esos correos. Ahora, resulta que quien está demasiado ocupado soy yo.

La realidad es muy diferente para otros. Para algunos, tener dos trabajos en sectores mal pagados es la única forma de mantener una familia a flote. El veinte por ciento de los niños de EE.UU. viven en la pobreza y muchos de sus padres trabajan por salarios mínimos para poner un techo sobre sus cabezas y algo de comida en la mesa. También están muy ocupados. Los viejos modelos (incluyendo el del núcleo familiar sólo con un padre trabajando, si es que tal cosa alguna vez existió) ha pasado de largo para muchos de nosotros. Sabemos que existe una mayoría de familias en las que la unidad familiar está separada o con ambos padres trabajando. Y no funciona. No tiene que ser así.

En muchas culturas musulmanas, cuando quieres preguntarle a alguien qué tal le va, dices: en árabe, ¿Kayf haal-ik? o, en persa, ¿Haal-e shomaa chetoreh? ¿Cómo está tu haal? ¿Qué es ese haal por el que preguntas? Es una palabra para preguntar por el estado transitorio del corazón de uno. En realidad preguntamos “¿Cómo está tu corazón en este momento exacto, en este mismo suspiro? Cuando nosotros preguntamos “¿Qué tal estás?”, esto es exactamente lo que queremos saber de la otra persona.

No pregunto cuántas cosas tienes por hacer, no pregunto cuántos correos tienes pendientes de leer. Quiero saber cómo estás en este preciso momento. Cuéntame. Dime que tu corazón está contento, dime que tu corazón está dolorido, que está triste y que necesita contacto humano. Examina tu propio corazón, explora tu alma y después cuéntame algo sobre ambos. Dime que recuerdas que sigues siendo un ser humano, no sólo un “hacer” humano. Dime que eres algo más que una máquina completando tareas. Ten esa charla, ese contacto. Ten una conversación sanadora, aquí y ahora. Pon tu mano en mi hombro, mírame a los ojos y conecta conmigo por un segundo. Cuéntame algo sobre tu corazón y despierta al mío. Ayúdame a recordar que yo también soy un ser humano pleno que necesita contacto con otros humanos.

Enseño en una universidad en la que hay muchos estudiantes orgullosos de sí mismos con el estilo de vida “estudiar mucho, desfasar mucho”. Esto probablemente podría ser un reflejo de buena parte de nuestro estilo de vida. No tengo soluciones mágicas. Lo único que sé es que estamos perdiendo la capacidad de vivir una vida plena. Necesitamos una relación diferente con el trabajo y la tecnología. Sabemos lo que queremos: una vida con significado, sentido de humanidad y una existencia justa. No es sólo tener cosas. Queremos ser completamente humanos.

B. Yeats escribió una vez: “Se necesita más coraje para escudriñar los rincones oscuros de tu propia alma que para luchar en un campo de batalla.”

¿Cómo se supone que vamos a examinar los rincones oscuros de nuestra alma si no tenemos tiempo? ¿Cómo podremos vivir una vida sujeta a examen? Siempre soy prisionero de la esperanza, pero me pregunto si estamos dispuestos a reflexionar sobre cómo hacerlo y sobre cómo vivir de otra manera. De alguna forma, necesitamos un modelo diferente de reorganización individual, social, familiar y humanitario. Quiero que mis hijos se ensucien, que lo ensucien todo y que incluso se aburran. Quiero que tengamos un tipo de existencia en el que podamos detenernos por un momento, mirar a otras personas a los ojos, tocarnos y preguntarnos mutuamente ¿cómo está tu corazón?. Me estoy tomando tiempo para reflexionar sobre mi propia existencia; estoy lo suficientemente en contacto con mi propio corazón y alma para saber cómo me siento y para saber cómo expresarlo.

¿Cómo está tu corazón hoy? Déjame insistir en un tipo de conexión humano-a-humano en la que cuando uno de nosotros responda “Estoy muy ocupado”, podamos responder “Lo sé. Todos lo estamos. Pero quiero saber cómo está tu corazón.”

Fuente: Omid Safi

Jamás olvides…

jamasolvides

Jamás olvides que tu vida es más grande que tus miedos. Que tus fuerzas son mayores que tus dudas. Que aunque tu mente esté confundida, tu corazón siempre sabrá la respuesta. Con el tiempo lo que hoy es difícil, mañana será un tesoro. Pelea por lo que realmente te llene el alma, y ten la virtud de saber esperar, porque todo lo que tiene que ser ¡SERÁ!

http://www.bensalut.com

El día que comprendí…

lo-que-me-voy-a-llevar

…que lo único que me voy a llevar es lo que vivo, empecé a vivir lo que me quiero llevar.

Relaxa’t

Me hace mucha ilusión sacar a luz este nuevo proyecto que hace muchos años empecé a diseñar. Relaxa’t nace en base a una necesidad, la necesidad de tener un lugar dónde recuperar la calma, conectar con nuestra paz interior y mejorar el bienestar emocional con un estilo de vida saludable. Siempre estamos muy ocupados con cuidar de nuestro cuerpo, ¿y qué pasa con nuestra mente?, ¿qué pasa con nuestras emociones?, con no tener nunca tiempo para desconectar y poder relajarme. Relaxa’t es un tipo de “gimnasio emocional” un espacio  dónde cada semana en pequeños grupos entraremos en relajación profunda a partir de la hipnosis, investigaremos cómo funcionamos para mejorar nuestro bienestar emocional, integrando nuevos hábitos y recursos en un estilo vida saludable. Al igual que los gimnasios, Relaxa’t tiene una reducida cuota mensual, para poder permitir a todo aquel que le apetezca, emprender este viaje con nosotros, hacía el cuidado de uno mismo.

“No esperes a estar bien para hacer cosas, esta regla funciona al revés,
tienes que hacer cosas para poder llegar a estar bien”
Marta Salvat

relaxat-bensalut

Encuentra tu Bienestar, Salud y Paz Interior

Relaxa’t nace en base a una necesidad, la necesidad de tener un lugar dónde recuperar la calma, conectar con nuestra paz interior y mejorar el bienestar emocional con un estilo de vida saludable. Cada mes dos sesiones estarán destinadas a tener un ambiente seguro, tranquilo y de apoyo para poder experimentar una gran relajación profunda a partir de la hipnosis, técnicas de relajación y meditación. Estiramientos suaves para estimular tu conexión mente y cuerpo. Y para vivir la experiencia aún más intensamente nos envolveremos de vídeos relajantes, música y aromas que te trasportarán a un auténtico oasis de paz.

Las otras dos sesiones estarán destinadas al bienestar emocional y el estilo de vida saludable. La autoestima, la asertividad (saber decir que no), cuestionar mis pensamientos negativos, aprender a tomarme la vida de otra manera, habilidades sociales, perdonar, consecución de objetivos, creatividad, etc. Cada mes se tratará un tema, que se podrá alargar más o menos según el interés, necesidades y participación del grupo. El propio grupo también podrá proponer nuevos temas para poder seguir potenciando todos los recursos personales y capacidades aprendidas. Al finalizar un tema, se realizará una hipnosis especifica según lo trabajado, por ejemplo; hipnosis para aumentar la autoestima, asertividad, etc.

Beneficios

relaxatIntroducir momentos de tranquilidad en el día a día, recuperar fuerzas, mejorar la salud, calmar la mente hiperactiva, aumentar la autoestima, mejorar el autocontrol, mejorar la calidad del sueño, calmar emociones, disminuir dolores, mejorar la eficacia profesional y personal, mejorar la calidad de las relaciones, aumentar los recursos personales, conocerse mejor uno mismo, aumentar la inteligencia emocional, quitar bloqueos y limitaciones para vivir la vida al máximo, y mucho, mucho más.

¿Cómo, cuándo y dónde?

Las sesiones son semanales de una hora de duración en grupos reducidos, máximo 6 personas. Próximamente empezamos, inscripciones abiertas.  Estamos en Maria Aurèlia Capmany 2,  1º 2ª, Despacho 7. Reus.

Precio

Por tan solo 30€ al mes, sin matrícula. Y si pagas por trimestre descuento a 80€. Reserva ya tu plaza en: 670 24 11 77 rellena el siguiente formulario o manda un mail a info@bensalut.com

Imparte

marta-salvat-bensalutMarta Salvat (col. 24558) Psicóloga General Sanitaria, Máster Oficial en Psicología Clínica y de la Salud, Postgrado en Hipnosis Clínica. Máster Trainer en PNL y Máster en Hipnosis Ericksoniana. Co-Autora del libro “El Camino hacia uno mismo”, Ed. El grano de Mostaza, 2016. Actualmente me dedico a ayudar a las personas a reconectarse con su Bienestar, Salud y Calidad de vida en mi consulta BenSalut en Reus.

Aprende a desconectar

1340198125_0-1

Es fácil que cualquiera haya sufrido una situación en la que durante un periodo de tiempo tuviese dificultades serias para desconectar del trabajo. Noches sin dormir, preocupación constante por los problemas laborales, ansiedad, puede que molestias físicas: dolor de cabeza, molestias gastrointestinales o cansancio todo el día, irritabilidad, conflictos con la pareja y malhumor… todo debido a la dificultad para dejar a un lado el área laboral y dedicarnos exclusivamente a lo que estamos haciendo en ese momento.

Las causas pueden ser variadas y conviene distinguir inicialmente que es lo que está sucediendo, el abordaje será distinto si el problema radica en:

  • Estrés: Cuando no podemos hacer frente a las demandas del ambiente, por exceso de tareas o por falta de recursos materiales o psicológicos.
  • Burnout: o síndrome del quemado:  Deterioro y cansancio excesivo progresivo unido a una reducción drástica de energía acompañado a menudo de una pérdida de motivación que a lo largo del tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento general. No es situacional, tiene un carácter crónico y suele darse en personas que trabajan de cara al público, atención al cliente.
  • Moobing: o acoso laboral, cuando se producen conductas de humillación o agresiones, físicas o psicológicas por parte de compañeros de trabajo, clientes o superiores.
  • Personalidad exigente: Personas que tienen un nivel de exigencia muy alto y la necesidad de cumplir absolutamente todos sus objetivos y de manera perfecta.
  • Problemas con los compañeros: Conflictos con los compañeros de trabajo que no son resueltos.

Cada una de estas situaciones presenta particularidades que harán diferentes su abordaje. En cualquier caso  ahora nos centraremos en cómo afrontar y desconectar cuando el problema es el estrés y la autoexigencia, o sencillamente la “rumiación” de situaciones laborales.

Para desconectar y disfrutar de tu tiempo de ocio es importante que tengas en cuenta estos aspectos:

  1. Relativiza:Aprende a dar la importancia adecuada a cada cosa, descubre tus pensamientos catastróficas y combátelos.
  2. Organízate:La gestión del tiempo es fundamental para afrontar el estrés, diferencia exhaustivamente tú tiempo  de ocio y trabajo y cúmplelo.
  3. Delega tareas y pide ayuda cuando se trate de tareas que se escapan a tus posibilidades de resolución.
  4. No procrastines: Demorar tareas aumentará el estrés y la sensación de ineficiencia, además estarás continuamente pensando en lo que dejaste sin hacer.
  5. No dejes conflictos laborales abiertos:Resuelve aquellas situaciones que te hayan generado malestar con jefes y compañeros, afrontarlas adecuadamente hará que las posibilidades de llevártelas a casa se reduzcan notablemente.
  6. No trabajes en casa hasta tarde. Si es necesario que lleves trabajo a casa, ponte un horario razonable, cúmplelo y no termines justo antes de irte a la cama.
  7. Busca una actividad agradable que disfrutes y que te permita recargar energía: el deporte en especial eleva los niveles de dopamina y serotonina funcionando como antidepresivo.
  8. Mantén tus relaciones sociales: Apóyate en las personas que te hacen sentir bien y comparte momentos agradables.
  9. Márcate retos:Actividades que te motiven y puedas realizar.
  10. Pon una hora concreta al día para pensar durante 15 min. Relega todo pensamiento o preocupación sobre el trabajo a ese momento que has fijado: “de acuerdo, ya lo pensaré luego”. Ese será el momento para pensar y buscar posibles soluciones.

 

Y tú, ¿de quién eres?

don doña

Estoy listo

estoylisto