Hazlo,

vence_miedo_ya.jpg

…y si te da miedo, hazlo con miedo.

¿Qué mensaje le darías…?

mensaje.jpg

… a tu “yo” de hace 10 años?

¿Vemos el vaso medio vacío o medio lleno? ¿Somos optimistas o pesimistas?

CC_2525083_como_luce_el_mundo_segun_el_cristal_con_el_que_se_le_mire.jpg

Los optimistas insisten en que vivimos en el mejor de los mundos, mientras que a los pesimistas les preocupa que pueda ser así. Los optimistas se fijan en el lado hermoso o brillante de las cosas y consideran que cada derrota no es más que un retroceso temporal. Cuando se enfrentan a un mala situación, la perciben como un desafío y trabajan muchísimo para darle la vuelta. Esperan un futuro mejor y creen que pueden tener éxito en lo que se propongan hacer. Además, perciben a los otros como si éstos tuvieran una opinión positiva sobre ellos.

Esta clase de actitud hacia la vida conlleva que los optimistas sean, por definición, más felices que los pesimistas. Y ese optimismo da su fruto: las personas que piensan positivamente es más probable que hagan que les sucedan cosas positivas; se enfrentan con más éxito a los acontecimientos estresantes; disfrutan de una buena salud (son menos vulnerables a la enfermedad) y tienen más éxito. Y lo que es más, su optimismo es contagioso. El pensamiento positivo de una persona suscita pensamientos positivos en otras.

Por el contrario, los pesimistas descalifican lo positivo, ya que lo ven todo a través de un filtro negativo. Lamentablemente, ese pesimismo acostumbra a ser, con frecuencia, una profecía que se cumple a sí misma. Para aumentar aún más los efectos negativos, los pesimistas pueden desalentar a los demás con su actitud negativa, con lo que refuerzan su estado mental negativo. Mientras que los optimistas se crean su propio cielo y disfrutan del viaje, lo pesimistas son los arquitectos de su propio infierno, adoptando el papel de torturador. Como creen que los malos acontecimientos son inevitables y duraderos, abandonan la esperanza con facilidad. Experimentan una falta de eficacia para cambiar el curso de los acontecimientos de sus vidas.

No hay duda de que cualquier perspectiva hacia la vida necesita equilibrio. Un exceso de optimismo (sí, existe una cosa así) conduce a que uno se engañe a sí mismo y a actuar de una forma destinada al fracaso, mientras que un pesimismo excesivo conduce a la parálisis. Si vamos a involucrarnos en una toma de decisiones eficaz, necesitamos tener la capacidad de distinguir entre las cosas que podemos controlar y las que no, una distinción que un optimismo saludable intensifica.

bensalut.com

Casi todas las personas exitosas empiezan con dos creencias

yopuedo.jpg

El futuro puede ser mejor que el presente y yo tengo el poder de hacerlo

Soy quién decido ser

soy quien decido ser.jpg

Razones…

razón.jpg

Que no exista una buena razón para quedarse, es una buena razón para marcharse

El primer paso…

paso.jpg

no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás.

Un día despertarás…

tiempo.jpg

…y ya no habrá más tiempo para hacer las cosas que siempre has querido hacer. Hazlas ahora.  bensalut.com

Toda aventura empieza con un SÍ

SI.jpg

Enfrenta tus problemas, dales la cara y busca soluciones

correr.jpg

Mientras más corras de tus problemas, más cansado vas a estar cuando te alcancen.   bensalut.com

¿Y si en lugar de esperar lo creamos ya?

vacaciones.jpg

En lugar de preguntarte cuándo son tus próximas vacaciones, quizá deberías crear una vida de la que no necesites escapar.   bensalut.com

¡Sí que puedes!

limpia.jpg

Limpia tu mente del “No puedo”
bensalut.com

El secreto del cambio esta…

secretocambio.jpg

…en no enfocar la energía en combatir lo viejo, sino en construir lo nuevo.
bensalut.com

Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación…

cambiar.jpg

…nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos. Viktor Frankl
bensalut.com

La carta para los días de lluvia

H15596_10152342701515066_37104465_nay un ejercicio muy sencillo de terapia breve que consiste en que construyamos un recurso positivo para ayudarnos en los malos momentos. Es una tarea de un fuerte valor simbólico que nos recuerda nuestros recursos y fortalezas. También puede hacerse para motivarnos a conseguir un objetivo específico, por ejemplo; un trabajo. En los momentos en que uno está más bajo de ánimo nos sirve para reconectar con alternativas, soluciones y aspectos que funcionan bien en nuestra vida.

¿En qué consiste?

Escríbete una carta, en un momento en el que te sientas bien, que esté dirigida a ti mismo/a. En esta carta exprésate apoyo, habla de tus cualidades y fortalezas, date buenos consejos sobre qué hacer para sobrellevar un día malo, explícate qué cosas has hecho otros días que te han ayudado a estar de mejor humor, en qué aspectos eres afortunado/a, qué personas te quieren y te aportan cosas positivas, etc.

La carta puede escribirse en un papel especial y guardarse en un sobre. Ponerla en un lugar de fácil acceso. En los días en los que uno se siente decaído/a, bloqueado o pesimista simplemente lee la carta, ayudará a reconectarte con tus recursos.

Ejemplo:

“Querida Ariadna,

Quiero empezar esta carta recordándote lo capaz que eres de luchar por lo que quieres. Eres una persona fuerte que te esfuerzas cada día por ser alguien mejor. Entiendes a los demás y los ayudas sin esperar nada a cambio. Eres alegre y simpática. Hospitalaria y generosa.

Tienes el apoyo incondicional de tu familia, padres, hermana, novio y amigos que te quieren muchísimo. En especial tu madre que te llama cada dos por tres a ver si “has comido bien”; papa ese “chapuzas” que te arregla cualquier cosa rota; Antonio que siempre te dice que “sin ti no sería lo mismo”; Sonia que siempre te pide consejo; o Esther que te ayuda en todo lo que necesites.

Has pasado momentos tristes que has superado con mucho valor, has aprendido de tus errores y ahora eres más fuerte. Te cuidas y te esfuerzas por tener una vida sana y saludable, comes fruta y verdura, tomas ese té tan amargo que sienta tan bien, vas a la piscina para liberar tensiones, vas a yoga para tener un ratito de paz, y sales a bailar para divertirte. Disfrutando siempre de una de tus grandes pasiones: la pintura.

Si hoy estas decaída recuerda que “no existe mal viento para buen marinero”. Date un baño caliente, come esos canelones de la abuela y relájate con buena música. Todo lo demás vendrá solo.

Un abrazo de la persona que mejor te entiende,

Tú misma

Ariadna”

Articulo publicado por BenSalut en Circ de Tarragona

No importa los recursos que tengas…

recursos-saber-usar.jpg

…Si no sabes como usarlos, nunca será suficiente
bensalut.com