Aprende a desconectar

1340198125_0-1

Es fácil que cualquiera haya sufrido una situación en la que durante un periodo de tiempo tuviese dificultades serias para desconectar del trabajo. Noches sin dormir, preocupación constante por los problemas laborales, ansiedad, puede que molestias físicas: dolor de cabeza, molestias gastrointestinales o cansancio todo el día, irritabilidad, conflictos con la pareja y malhumor… todo debido a la dificultad para dejar a un lado el área laboral y dedicarnos exclusivamente a lo que estamos haciendo en ese momento.

Las causas pueden ser variadas y conviene distinguir inicialmente que es lo que está sucediendo, el abordaje será distinto si el problema radica en:

  • Estrés: Cuando no podemos hacer frente a las demandas del ambiente, por exceso de tareas o por falta de recursos materiales o psicológicos.
  • Burnout: o síndrome del quemado:  Deterioro y cansancio excesivo progresivo unido a una reducción drástica de energía acompañado a menudo de una pérdida de motivación que a lo largo del tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento general. No es situacional, tiene un carácter crónico y suele darse en personas que trabajan de cara al público, atención al cliente.
  • Moobing: o acoso laboral, cuando se producen conductas de humillación o agresiones, físicas o psicológicas por parte de compañeros de trabajo, clientes o superiores.
  • Personalidad exigente: Personas que tienen un nivel de exigencia muy alto y la necesidad de cumplir absolutamente todos sus objetivos y de manera perfecta.
  • Problemas con los compañeros: Conflictos con los compañeros de trabajo que no son resueltos.

Cada una de estas situaciones presenta particularidades que harán diferentes su abordaje. En cualquier caso  ahora nos centraremos en cómo afrontar y desconectar cuando el problema es el estrés y la autoexigencia, o sencillamente la “rumiación” de situaciones laborales.

Para desconectar y disfrutar de tu tiempo de ocio es importante que tengas en cuenta estos aspectos:

  1. Relativiza:Aprende a dar la importancia adecuada a cada cosa, descubre tus pensamientos catastróficas y combátelos.
  2. Organízate:La gestión del tiempo es fundamental para afrontar el estrés, diferencia exhaustivamente tú tiempo  de ocio y trabajo y cúmplelo.
  3. Delega tareas y pide ayuda cuando se trate de tareas que se escapan a tus posibilidades de resolución.
  4. No procrastines: Demorar tareas aumentará el estrés y la sensación de ineficiencia, además estarás continuamente pensando en lo que dejaste sin hacer.
  5. No dejes conflictos laborales abiertos:Resuelve aquellas situaciones que te hayan generado malestar con jefes y compañeros, afrontarlas adecuadamente hará que las posibilidades de llevártelas a casa se reduzcan notablemente.
  6. No trabajes en casa hasta tarde. Si es necesario que lleves trabajo a casa, ponte un horario razonable, cúmplelo y no termines justo antes de irte a la cama.
  7. Busca una actividad agradable que disfrutes y que te permita recargar energía: el deporte en especial eleva los niveles de dopamina y serotonina funcionando como antidepresivo.
  8. Mantén tus relaciones sociales: Apóyate en las personas que te hacen sentir bien y comparte momentos agradables.
  9. Márcate retos:Actividades que te motiven y puedas realizar.
  10. Pon una hora concreta al día para pensar durante 15 min. Relega todo pensamiento o preocupación sobre el trabajo a ese momento que has fijado: “de acuerdo, ya lo pensaré luego”. Ese será el momento para pensar y buscar posibles soluciones.

 

Recuerda: Siempre sal de la oficina ¡A TIEMPO!

sal a tiempo.jpg

No sueñes con ser “algo” en la vida, ya eres Todo.

ser algo.jpg

Utiliza el verbo Crear, Reinventar, Fabricar, Reciclar.

En relación a la entrada anterior seguimos con esta reflexión de Risto titulada: “No busques trabajo” muy inspiradora:

No busques trabajo. Así te lo digo. No gastes ni tu tiempo ni tu dinero, de verdad que no vale la pena. Tal como está el patio, con uno de cada dos jóvenes y casi uno de cada tres adultos en edad de dejar de trabajar, lo de buscar trabajo ya es una patraña, un cachondeo, una mentira y una estúpida forma de justificar la ineptitud de nuestros políticos, la bajada de pantalones eurocomunitaria y lo poco que les importas a los que realmente mandan, que por si aún no lo habías notado, son los que hablan en alemán.

No busques trabajo. Te lo digo en serio. Si tienes más de 30 años, has sido dado por perdido. Aunque te llames Diego Martínez Santos y seas el mejor físico de partículas de Europa. Da igual. Aquí eres un pringao demasiado caro de mantener. Dónde vas pidiendo nada. Si ahí afuera tengo a 20 mucho más jóvenes que no me pedirán más que una oportunidad, eufemismo de trabajar gratis. Anda, apártate que me tapas el sol.

Y si tienes menos de 30 años, tú sí puedes fardar de algo. Por fin la generación de tu país duplica al resto de la Unión Europea en algo, aunque ese algo sea la tasa de desempleo. Eh, pero no te preocupes, que como dijo el maestro, los récords están ahí para ser batidos. Tú sigue esperando que los políticos te echen un cable, pon a prueba tu paciencia mariana y vas a ver qué bien te va.

Por eso me atrevo a darte un consejo que no me has pedido: tengas la edad que tengas, no busques trabajo. Buscar no es ni de lejos el verbo adecuado. Porque lo único que te arriesgas es a no encontrar. Y a frustrarte. Y a desesperarte. Y a creerte que es por tu culpa. Y a volverte a hundir.

No utilices el verbo buscar.

Utiliza el verbo crear. Utiliza el verbo reinventar. Utiliza el verbo fabricar. Utiliza el verbo reciclar. Son más difíciles, sí, pero lo mismo ocurre con todo lo que se hace real. Que se complica.

Da igual que te vistas de autónomo, de empresario o de empleado. Por si aún no lo has notado, ha llegado el momento de las empresas de uno. Tú eres tu director general, tu presidente, tu director de marketing y tu recepcionista. La única empresa de la que no te podrán despedir jamás. Y tu departamento de I+D (eso que tienes sobre los hombros) hace tiempo que tiene sobre la mesa el encargo más difícil de todos los tiempos desde que el hombre es hombre: diseñar tu propia vida.

Suena jodido. Porque lo es. Pero corrígeme si la alternativa te está pagando las facturas.

Trabajo no es un buen sustantivo tampoco. Porque es mentira que no exista. Trabajo hay. Lo que pasa es que ahora se reparte entre menos gente, que en muchos casos se ve obligada a hacer más de lo que humanamente puede. Lo llaman productividad. Otra patraña, tan manipulable como todos los índices. Pero en fin.

Mejor búscate entre tus habilidades. Mejor busca qué sabes hacer. Qué se te da bien. Todos tenemos alguna habilidad que nos hace especiales. Alguna singularidad. Alguna rareza. Lo difícil no es tenerla, lo difícil es encontrarla, identificarla a tiempo. Y entre esas rarezas, pregúntate cuáles podrían estar recompensadas. Si no es aquí, fuera. Si no es en tu sector, en cualquier otro. Por cierto, qué es un sector hoy en día.

No busques trabajo. Mejor busca un mercado. O dicho de otra forma, una necesidad insatisfecha en un grupo de gente dispuesta a gastar, sea en la moneda que sea. Aprende a hablar en su idioma. Y no me refiero sólo a la lengua vehicular, que también.

No busques trabajo. Mejor busca a un ingenuo, o primer cliente. Reduce sus miedos, ofrécele una prueba gratis, sin compromiso, y prométele que le devolverás el dinero si no queda satisfecho. Y por el camino, gánate su confianza, convéncele de que te necesita aunque él todavía no se haya dado cuenta. No pares hasta obtener un sí. Vendrá acompañado de algún pero, tú tranquilo que los peros siempre caducan y acaban cayéndose por el camino.

Y a continuación, déjate la piel por que quede encantado de haberte conocido. No escatimes esfuerzos, convierte su felicidad en tu obsesión. Hazle creer que eres imprescindible. En realidad nada ni nadie lo es, pero todos pagamos cada día por productos y servicios que nos han convencido de lo contrario.

Por último, no busques trabajo. Busca una vida de la que no quieras retirarte jamás. Y un día día en el que nunca dejes de aprender. Intenta no venderte y estarás mucho más cerca de que alguien te compre de vez en cuando. Ah, y olvídate de la estabilidad, eso es cosa del siglo pasado. Intenta gastar menos de lo que tienes. Y sobre todo y ante todo, jamás te hipoteques, piensa que si alquilas no estarás tirando el dinero, sino comprando tu libertad.

Hasta aquí la mejor ayuda que se me ocurre, lo más útil que te puedo decir, te llames David Belzunce, Enzo Vizcaíno, Sislena Caparrosa o Julio Mejide. Ya, ya sé que tampoco te he solucionado nada. Aunque si esperabas soluciones y que encima esas soluciones viniesen de mí, tu problema es aún mayor de lo que me pensaba.

No busques trabajo. Sólo así, quizás, algún día, el trabajo te encuentre a ti.

Risto Mejide

Fuente:

http://agenciaeternity.wordpress.com/2013/05/19/no-busques-trabajo-4/

Si no encuentras trabajo deja que él te encuentre a ti

En estos tiempos en que hay tantos parados, es necesario que destaquemos nuestros talentos y nos vendamos lo mejor posible. Recuerda que si lo que haces no funciona, ¡Prueba algo diferente! Lo que sea

A modo de inspiración, Enzo Vizcaíno utiliza su ‘Metro Currículum Vitae’ para salir del paro. De momento ya tiene 452.770 visitas de su vídeo. Esperemos que se lleve algo más que unos azotes como él dice 😉

http://www.youtube.com/watch?v=PALNcW_eQXw

Letra:
Licenciado en Periodismo
y un diploma de posgrado
que he traído aquí doblado,
por si usted lo quiere ver.

Formación complementaria:
Un curso online, que vi en Groupalia,
de Community Management.

Ya soy experto en twitter, facebook, pinterest,
LinkedIn y MySpace.

Experiencia profesional,
en una radio comarcal,
con contrato de becario,
por supuesto, sin cobrar.

Y así que no sea de lo mío,
también he hecho de comercial,
he trabajado en un callcenter,
y de cajera en Mediamark

En cuanto a idiomas le diré:
Tengo un buen nivel de inglés,
I used to fly with Ryanair.

Parlo anche Italiano,
Livello amore de verano,
y pillo algo de francés.

Soy el rey del Word,
del Excel y del Power Point.
También controlo el Photoshop.

No echen mano al monedero,
no vengo a pedir dinero.
Aunque quizá usted, un amigo o un familiar…

Necesita un periodista, guionista,
escritor o redactor,
músico compositor…

O quizá andan buscando un servicio más trivial.
También me sé arrodillar
y por un precio especial
hasta me dejo azotar.

Para más información,
siempre a su disposición,
mi perfil en Infojobs.

Por Enzo Vizcaíno// @henzovic
enzovizcaino@gmail.com