El día que comprendí…

lo que me voy a llevar.jpg

…que lo único que me voy a llevar es lo que vivo, empecé a vivir lo que me quiero llevar.

LA CASA IMPERFECTA

Resultado de imagen de casa imperfecta“Un maestro de construcción, ya entrado en años, estaba listo para jubilarse y disfrutar de su tiempo libre. Le contó a su jefe sobre sus planes de llevar una vida más placentera con su esposa y su familia. Iba a extrañar su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera. El jefe se dio cuenta de que era inevitable de que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera un último esfuerzo: construir una casa más.

El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero sólo pensaba en lo que vendría después, tenía ganas de acabar y no estaba poniendo el corazón en lo que hacía. Utilizaba materiales de inferior calidad, los errores se pasaban más por alto, total es la última. Y todo se hacía con prisa, “cuando antes acabe antes disfrutaré”. Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y de repente le extendió las llaves de la puerta principal. “Esta es ahora tu casa -dijo-. Es un regalo para ti por todo lo que has hecho por la compañía. Muchas gracias por tu dedicación”. El albañil se vino abajo, toda la vida haciendo un trabajo impecable, y ¡ahora tendría que vivir en el desastre de casa que él mismo había hecho!”.

La vida de ahora es el resultado de nuestras actitudes y elecciones del pasado. Tú vida de mañana será el resultado de tus actitudes y elecciones de hoy. Y es que la vida está formada por infinitos pequeños momentos que definen quienes somos, qué hacemos y cómo lo hacemos. Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. Muchas veces no valoramos nuestra rutina diaria. No damos lo mejor de nosotros porque ansiamos terminar, no tenemos tiempo o ganas; en el trabajo, en el cuidado personal, en el trato con el otro, etc. Esperamos que después ya cambiara todo. Pero ese después muchas veces nunca llega. Y nos pasamos el día a día viviendo en una casa a medias. Construye tu “casa” (vida) poniendo tu corazón en ello, viviendo cada instante cómo único y valioso, porque ese después quizá no llegue nunca, de hecho ahora mismo no existe, el AHORA es lo único que necesitas ¡disfrútalo!.

Conectar con el Presente

GUIARPASADO.jpg

Preocuparse no cambiará la realidad

preocuparse.jpg

La preocupación es como un viaje en un tiovivo

te mantiene ocupado pero no te lleva a ninguna parte

bensalut.com