Aprende a desconectar

1340198125_0-1

Es fácil que cualquiera haya sufrido una situación en la que durante un periodo de tiempo tuviese dificultades serias para desconectar del trabajo. Noches sin dormir, preocupación constante por los problemas laborales, ansiedad, puede que molestias físicas: dolor de cabeza, molestias gastrointestinales o cansancio todo el día, irritabilidad, conflictos con la pareja y malhumor… todo debido a la dificultad para dejar a un lado el área laboral y dedicarnos exclusivamente a lo que estamos haciendo en ese momento.

Las causas pueden ser variadas y conviene distinguir inicialmente que es lo que está sucediendo, el abordaje será distinto si el problema radica en:

  • Estrés: Cuando no podemos hacer frente a las demandas del ambiente, por exceso de tareas o por falta de recursos materiales o psicológicos.
  • Burnout: o síndrome del quemado:  Deterioro y cansancio excesivo progresivo unido a una reducción drástica de energía acompañado a menudo de una pérdida de motivación que a lo largo del tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento general. No es situacional, tiene un carácter crónico y suele darse en personas que trabajan de cara al público, atención al cliente.
  • Moobing: o acoso laboral, cuando se producen conductas de humillación o agresiones, físicas o psicológicas por parte de compañeros de trabajo, clientes o superiores.
  • Personalidad exigente: Personas que tienen un nivel de exigencia muy alto y la necesidad de cumplir absolutamente todos sus objetivos y de manera perfecta.
  • Problemas con los compañeros: Conflictos con los compañeros de trabajo que no son resueltos.

Cada una de estas situaciones presenta particularidades que harán diferentes su abordaje. En cualquier caso  ahora nos centraremos en cómo afrontar y desconectar cuando el problema es el estrés y la autoexigencia, o sencillamente la “rumiación” de situaciones laborales.

Para desconectar y disfrutar de tu tiempo de ocio es importante que tengas en cuenta estos aspectos:

  1. Relativiza:Aprende a dar la importancia adecuada a cada cosa, descubre tus pensamientos catastróficas y combátelos.
  2. Organízate:La gestión del tiempo es fundamental para afrontar el estrés, diferencia exhaustivamente tú tiempo  de ocio y trabajo y cúmplelo.
  3. Delega tareas y pide ayuda cuando se trate de tareas que se escapan a tus posibilidades de resolución.
  4. No procrastines: Demorar tareas aumentará el estrés y la sensación de ineficiencia, además estarás continuamente pensando en lo que dejaste sin hacer.
  5. No dejes conflictos laborales abiertos:Resuelve aquellas situaciones que te hayan generado malestar con jefes y compañeros, afrontarlas adecuadamente hará que las posibilidades de llevártelas a casa se reduzcan notablemente.
  6. No trabajes en casa hasta tarde. Si es necesario que lleves trabajo a casa, ponte un horario razonable, cúmplelo y no termines justo antes de irte a la cama.
  7. Busca una actividad agradable que disfrutes y que te permita recargar energía: el deporte en especial eleva los niveles de dopamina y serotonina funcionando como antidepresivo.
  8. Mantén tus relaciones sociales: Apóyate en las personas que te hacen sentir bien y comparte momentos agradables.
  9. Márcate retos:Actividades que te motiven y puedas realizar.
  10. Pon una hora concreta al día para pensar durante 15 min. Relega todo pensamiento o preocupación sobre el trabajo a ese momento que has fijado: “de acuerdo, ya lo pensaré luego”. Ese será el momento para pensar y buscar posibles soluciones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s